La falta de formación profesional en algunas mastodónticas redacciones (y en algunas no tan grandes) implica que en muchas ocasiones no se cumpla con los cinco objetivos fundamentales.